Leandro Costa y su falta de respeto a la libertad de expresión

Francisco de Quevedo y Villegas: “El insulto es la razón del que razón no tiene”.

En la cuarta sesión Ordinaria del HCD de Escobar, se votaron varios proyectos de adhesión, al aniversario de Medios de Comunicación con presencia en el distrito. Uno de ellos,  con 12 años de vigencia, es Alternativa en papel, del cual soy el Director y Propietario.

Luego de adherir a los aniversarios  propuestos, el edil de Cambiemos – Leandro Costa –  pide la palabra para referirse puntualmente,  al medio que represento,  y entre otras cosas cuestionó la “idoneidad” del que escribe. Llama la atención, ya que en otras oportunidades,  no solo elogió una de mis notas,  sino que se animó a decirme : “ Si soy Intendente, nos vamos a llevar muy bien”.

Eran tiempos en los que sus ideales estaban, con Néstor, Cristina, De Narváez o Massa, la verdad que ya no recuerdo (habría que chequear las encuestas del momento) . Lo que sí puedo decir es que cuando un eterno candidato, – cuestionado por sus interminables vacaciones – ( lo más parecido al Presidente Macri, que se puede encontrar  en la política escobarense), pierde las formas y agravia;  es que no tiene nada bueno para decir,  de su propio proyecto. En 35 años de democracia, duelen las actitudes fascistas de quién se propone como máxima autoridad del distrito.

Da lástima,  que quién en sus sueños remotos,  se imagina como Intendente, caiga en insultos vacíos, porque un verdadero líder persuade y no se ocupa en  descalificar las opiniones,  de quién tiene coherencia  y por eso mismo, piensa distinto.

Leandro Costa me falta el respeto hablando de falta de idoneidad como periodista. Y eso que yo nuca hable de la suya para ser Intendente, porque de eso ya hablaron las Urnas en 8 oportunidades.

 Desde mi lugar como periodista, pero sin perder la mirada del militante social y político que convive y  nunca negué, valoro y valoré siempre   los proyectos constructivos y propositivos. Hay quienes con  persistencia y coherencia desde su lugar , haciendo oír su voz, han quedado en la historia, sin ser voceros de las mayorías populares ( Lisandro de la Torre, Alfredo Palacios) , pero su convicción y compromiso con sus ideales,  los elevaron a ese lugar.  Sin embargo, los saltimbanquis de hoy, con calculadoras y encuestas en las manos, difícilmente pasen de ser el sol,  de una tarde de verano.

Pd: Agradezco las muestras de apoyo, de todos los colegas que se solidarizaron con la situación.