Cuota alimentaria: avanza una reforma para agilizar los procesos judiciales y fijar a partir del índice crianza

Cuota alimentaria: avanza una reforma para agilizar los procesos judiciales y fijar a partir del índice crianza

Desde la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires se impulsa la actualización del Código Procesal Civil y Comercial en su capítulo sobre Alimentos.

Consultada sobre este proyecto, la legisladora del Frente Renovador – Unión por la Patria, Sofía Vannelli, destacó:“Queremos que la provincia incluya procedimientos sobre la obligación alimentaria, donde se proteja el interés superior del niño, niña o adolescente, permitiendo a los jueces fijar una cuota alimentaria de forma inmediata y provisional, basada en la Canasta Básica Total de Alimentos regulada por el INDEC”.

Según Vannelli, esta medida permitirá que, ante una denuncia por incumplimiento de la obligación alimentaria derivada de la responsabilidad parental -sin importar la naturaleza de la filiación-, los jueces puedan determinar de inmediato una suma provisional. Esto evita que el progenitor a cargo tenga que probar el costo de vida o el monto necesario para garantizar los derechos de los menores, fortalece la autonomía de las mujeres que litigan sobre este tema y asegura una respuesta judicial rápida, ágil y flexible.

En este contexto, Vannelli propone utilizar el Índice Crianza, elaborado mensualmente por el INDEC, como referencia para determinar la cuota alimentaria. Este índice, creado durante la gestión económica de Sergio Massa, facilitará la armonización de las normativas provinciales con las nacionales.

Cabe destacar que en muchos casos, el monto de la cuota alimentaria que se cumple es insuficiente y apenas cubre algunos gastos o necesidades específicas.

El Índice Crianza elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) de Argentina es una herramienta que permite calcular el costo mensual de la crianza de un niño, desde su nacimiento hasta los 12 años. Este índice se utiliza como referencia para fijar la cuota alimentaria en casos de divorcio o separación. Los parámetros económicos son:

  1. Alimentación: Gastos en alimentos específicos para cada etapa de desarrollo del niño.
  2. Indumentaria: Costos de ropa y calzado necesarios para el niño.
  3. Educación: Gastos en educación, incluyendo matrícula, útiles escolares, libros, y otros materiales educativos.
  4. Salud: Costos relacionados con la atención médica, medicamentos y seguros de salud.
  5. Transporte: Gastos de transporte, tanto público como privado, necesarios para llevar al niño a la escuela, actividades extracurriculares y consultas médicas.
  6. Vivienda: Parte proporcional de los costos de vivienda (alquiler, servicios públicos) que corresponde al niño.
  7. Recreación y esparcimiento: Gastos en actividades recreativas, deportes, juguetes, y otros elementos de entretenimiento.
  8. Cuidado personal y servicios: Costos de productos de cuidado personal, así como servicios de guardería o niñeras si son necesarios.

Finalmente, Vannelli enfatiza la necesidad de:“Establecer parámetros claros para la determinación de la obligación alimentaria derivada de la responsabilidad parental, garantizando así el derecho humano a vivir con dignidad y a tener un nivel de vida adecuado. Es esencial reconocer la desigualdad entre las partes en el proceso de alimentos y equiparar la situación de los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en desventaja”.